novela histórica mejores libros

EVO READERS

INTRODUCCIÓN

Santiago de Compostela, 2016.

No fue una mañana como cualquier otra. Hacía mucho frío, tanto frío que daba la sensación de que hasta los mocos iban a congelarse. Y sin embargo, era primavera. Pero aquella mañana era todavía más extraña, porque en la Facultad de Filología, unos pocos alumnos organizaban, ya no por costumbre sino por tradición, una peculiar forma de celebrar el día del libro: «de clásicas tenían que ser» que tuvieron a bien llamarla, desde siempre y en honor a sus meritorios estudios, Dies librorum que, para el común de los mortales y yo me incluyo, es el archiconocido Día del Libro.

Para mí, que era raro que no estuviese más aburrido que una ostra estudiando Lengua y Literatura Españolas, aquella festividad se me antojaba encantadora: estudiantes vestidos en toga asaltándote por los pasillos para jugar una curiosa versión del Pasapalabra –con el alfabeto griego y preguntas relacionadas, claro, con el mundo clásico y antiguo–, profesores de ramas poco conocidas y con escaso público en sus lecturas, aprovechando para satisfacer singulares morbos recitando reconstrucciones de indoeuropeo, junto al gremio de bibliotecarios que siempre tenían para compartir algún poema o fragmento narrativo, bien de propia cosecha bien de préstamo corto, como en la antigua Alejandría. Nunca participé de aquellas actividades y sólo ahora reflexiono sobre todo lo bueno que me perdí. Eran tiempos sombríos y cualquier minuto libre debía aprovecharse bien:  café y tabaco, malos hábitos para soportar la mala vida.

A veces, estos cafés que uno se tomaba afuera, resultaban un momento genial cuando un profesor te veía, se acordaba de ti por algún comentario o trabajo y viene a saludarte o a interesarse por tus preocupaciones, surgen ideas, retos, sueños muchas veces rotos e infelices, desafíos, propuestas, juegos y hasta conspiraciones varias. Uno de esos sueños era EvoReaders y un montón de cosas relacionadas que todavía no han cuajado ni encajado en el puzzle. Supongo que es otro rompecabezas más que, con tiempo y paciencia, irá tomando forma a medida que se vaya dando cincel a este bruto.

La idea original era un sencillo y humilde blog para hablar y compartir apuntes de literatura, lingüística y todo cuanto importe a las Humanidades, si acaso existe algo que las Humanidades consideren poco interesante (nihil humani a me alienum puto). Con tiempo… ¡mucho tiempo! Espero poder ir subiendo todo lo que sirva a los hiperbóreos que vengan luego, si es que vienen, dado el ónice futuro que llevan presagiando las pitas sobre el devenir de las Humanidades.

AHORA Y DESPUÉS

EvoReaders acaba de crearse: el contenido es poco y pobre todavía en detalle aunque, espero, alcance la riqueza y la extensión que se merece con disciplina, paciencia y tiempo (no, no voy a subir contenidos cada tres minutos ni cada tres días, el ritmo será el debido: ni más, ni menos). La página ha sido creada casi como un campo de pruebas, para saber qué gusta y qué no, lo que debe salvarse y lo que debe ¡Condenarse a la hoguera! Con el tiempo, me gustaría que EvoReaders caminase hacia la salvaguarda de ciertos materiales, a la publicación e incluso edición de algunos que, increíblemente, siguen siendo difíciles de encontrar, ya no impresos sino digitalizados o compartidos masivamente. Algo que a principios de la segunda década del siglo XXI debería considerarse una vergüenza y un deshonor.

Las posibilidades son muchas, a veces incluso pienso que son demasiadas, pero son posibilidades. En parte, hacia donde camine este sitio web también dependerá de ti al compartir el contenido o condenarlo al olvido, al votar nuevo contenido o a rechazar las propuestas. Que no te venza la timidez, si al final encuentro una forma de que cualquiera pueda votar de forma anónima, lo implementaré con gusto.

RECONOCIMIENTO DE IMÁGENES

Ya me molaba a mí que la totalidad de las imágenes utilizadas en este sitio fuesen enteramente mías, pero he tirado con lo que he podido: una mezcla de creatividad, paciencia, esfuerzo y muy mal gusto. Tan mal gusto que es fácil saber cuáles he creado yo y cuáles he tomado prestadas. Sin embargo, ya que hay unas páginas geniales donde la solidaridad brilla en todo su esplendor, qué menos que hacer la justa y necesaria referencia a sus autores.

EVO READERS
Logo
Enable registration in settings - general