11. Formatos para eReaders - EVO READERS" /> 11. Formatos para eReaders - EVO READERS" />

11. Formatos para eReaders

Formatos para eReaders

Un eReader es un dispositivo que está preparado para leer casi cualquier formato en cuanto a hardware. Sin embargo, por su configuración y diseño (el software que lo soporta), podrá reproducir una determinada variedad de estos formatos. Algunos eReaders permiten la instalación de aplicaciones de terceras partes, dando soporte a la totalidad de estándares disponibles. No obstante, es común que muchas compañías limiten los formatos por dos razones: (1) quieren que compres libros sólo en su tienda, por lo que dan soporte sólo a los formatos que puedes encontrar en su propia Book Store y (2) haciendo que una gran parte del público lector compre en su tienda, consiguen a la vez que quien desee publicar lo haga en su Book Store. De esta forma, tienen concentrados y limitados tanto a autores como a lectores. 

Ya en otro artículo mencionamos que un eReader debe leer, sobre todo, eBooks. Aunque de soporte a otros formatos (PDF, DjVu, DOC, etc.), en cuanto a la lectura y disfrute nada es comparable a las posibilidades que ofrecen los formatos de eBook. Desde ajustar casi cualquier parámetro del texto (tipo de fuente, tamaño de letra, interlienado, espaciado, márgenes, etc.) a insertar notas, subrayar, añadir marcador de página, buscar dentro del propio texto y consultar diccionarios.

1.1. ¿Qué formatos de eBook existen?

Al menos una veintena, sin contar con los que desaparecieron (como BBeB), pero apuntando a hacer una lista más o menos actualizada de los estándares más utilizados, deben mencionarse los siguientes:

      • KF7: Fue el primer formato lanzado por Amazon en 2011 tras comprar Mobipocket (2005). En realidad, es un formato Mobi con la DRM (anticopia) propia de Amazon y una compresión mayor. Por esta razón los Kindle pueden leer archivos Mobipocket (*.mobi) sin DRM. Su extensión es *.azw
      • KF8: El nuevo formato de Amazon soluciona los efectos del KF7 (inclusión de metadatos) y soporta HTML5 y CSS3 (asimilándose con el ePUB) e incluyendo su propio esquema DRM (anticopia). Su extensión es *.azw3
      • KFX o KF10 es versión más reciente del formato de Amazon Kindle. Un KF8 al que se le han mejorado las opciones de reflujo de texto (ubicación de caracteres, guiones, espaciado, tipografía, etc.).
      • ePUB fue definido en el IDPF (International Digital Publishing Forum, ahora sumado al W3C) para crear un estándar libre, siguiendo la estructura del OEBP (Open eBook Publishing Structure). Es un formato que utiliza XHTML, HTML5, XML y CSS3. Se le puede añadir DRM (anticopia) y es el formato más respetuoso con el público y el sector editorial.
      • FB Fiction Book son la versión rusa del ePUB (por decirlo rápidamente). Se trata de un formato gratuito con DRM y permite al público reproducir y compartir los archivos sin restricción. 
      • Mobipocket y PRC son dos formatos muy parecidos creados por la empresa Mobipocket antes de que Amazon la comprase en 2005. El formato Mobi se creó en el año 2000. Desde 2007, el formato Mobi no es soportado por ningún dispositivo, mientras que PRC (basado en XHTML) soportaba DRM. Amazon Kindle todavía da soporte a los PRC sin protección.
      • iBooks es un formato de Apple para sus sistemas iOS y macOS, derivado del ePUB3 pero con la adición de especificaciones privadas tan típicas de la manzana mordida.
      • CBR/CBT/CBZ son el mismo formato. Para que un cómic o una novela gráfica, al ser sus páginas en mayor parte imágenes (png), se puedan leer como un eBook e incluir su metada igual que en un ePUB u otro formato eBook, hubo que incluir las imágenes en un contenedor. CB (Comic Book) puede estar comprimido en CBR (rar), CBT (tar) y CBZ (zip).

1.2. ACSM & DRM

La razón de que tengamos que separar ACSM y DRM es muy sencilla: no son formatos de libro electrónico aunque estén muy relacionados. Por un lado, DRM (Digital Rights Management) o Gestión de Derechos Digitales es un programa anticopia que restringe el acceso, limita el uso de medios o dispositivos digitales, la modificación y la distribución de los archivos.

Por otro, ACSM (Adobe Content Server Management) o Gestión de Contenidos de Servidor de Adobe, es un programa anticopia que pide la metada al servidor para poder descargar, activar y autorizar la lectura de sus libros.

Existe bastante polémica con el uso de protecciones anticopia ya de unos años a nuestros días. Sus principales opositores son individuos y defensores de la solidaridad y la libertad digital: John Walker denuncia en su The Digital Imprimatur cómo el Hermano Mayor y los grandes medios pueden devolver al Genio de Internet a la botella al considerarlo una amenaza. Richard Stallman, fundador de la FSF (Free Software Foundation), escribe una ficción al respecto en The Right to Read (El derecho a leer) y en la transcripción de la primera conferencia internacional del GPLv3 declara que

El DRM amenaza la libertad de todos los usuarios de computadoras. Se basa fundamentalmente en negar a los usuarios la libertad de controlar el software que utilizan. El DRM es un claro ejemplo de perversidad: un rasgo diseñado para herir al usuario del software y, consecuentemente, algo por lo que jamás existirá tolerancia. Además, el DRM se basa fundamentalmente en actividades que no pueden realizarse con software libre, es su meta: asegurarse de que hay cosas que la gente no puede hacer con software libre.

Ciertamente, hasta Bill Gates tuvo algo que decir al respecto en 2006, ya que consideró que «causa problemas para legitimar al consumidor mientras intenta diferenciar entre el usuario legítimo y el no legítimo.

Por otro lado y para finalizar, el único argumento a favor del uso de los programas anticopia, queda reflejado en un artículo de Christopher Levy (2003), titulado Making Money with Streaming Media, en el que defiende que 

A muy bajo nivel, un sistema DRM provee una cerradura y una llave para tu contenido. Si extrapolamos este concepto, las plataformas DRM son capaces de ofrecer más y más mercadotecnia compleja y vehículos de venta que los desarrolladores web pueden utilizar para aumentar la riqueza de sus negocios […] y conseguir un flujo constante de ingresos.

2. Audiobooks equivalentes al eBook

Si los formatos de eBook ofrecen tantas ventajas frente a otros formatos de documentos parecidos, ¿Existe algo similar para los audiolibros? ¡Claro que sí! Aunque debes tener algunas cosas en cuenta: el audio pesa mucho más que un libro. Ten en cuenta la capacidad de tu eReader a la hora de considerar la reproducción audiobooks o los miles de libros que te prometen almacenar, se quedarán en unos pocos, literalmente.

      • MP3 es un formato archiconocido de audio (MPEG-3), pero no es un formato de audiolibro ya que no permite marcar los capítulos ni reproducir imágenes automáticamente como sí pueden hacerlo otros formatos.
      • M4B es un formato de audiolibro basado en MPEG-4 y permite marcar los capítulos e incluir la metada propia de los libros electrónicos. Debería ser tu preferencia, además por la relación que ofrece entre la compresión y la calidad del sonido que almacena.
      • AA es el formato Audible Audiobook (comprada por Amazon en 2008), compatible con iPod y dispositivos Kindle pero con ningún otra computadora. Contienen más información que otros formatos (e.g.: MP3, WAV…), por lo que son muy pesados (ocupan mucho espacio de almacenamiento).
      • AAX es la actualización del formato AA a Audible Enhanced Audiobook: soporta la reproducción de imágenes automáticamente, convirtiéndose el preferido de las ediciones de libros infantiles. Además, incluye la metada habitual (datos de audio, marcadores, capítulos y datos de edición). Suelen ser archivos muy pesados (todavía más si contienen imágenes).

3. Cómics equivalentes al eBook

Aunque lo hemos comentado arriba (cf. §1), conviene darle su propio apartado. Si te gusta leer cómics, novelas gráficas, historietas… libros cargados de imagen, debes conocer y exigir el soporte del formato CB (Comic Book). En este tipo de libros, que son totalmente imagen, cada página suele ser un archivo PNG (mejor que JPEG ya que PNG no pierde calidad). Una alternativa a usar formato CB sería la de incluir todas las páginas en un archivo PDF, pero cabe mencionar una cautela: un PDF no se disfruta lo mismo ni resulta tan manejable como un formato eBook.

En realidad, lo que hace CB es lo mismo que haríamos en un PDF: contener todos los archivos que componen nuestro volumen en un único documento, con el añadido de la metadata necesaria para clasificarlo e indexar capítulos si fuese necesario. En cuanto a su funcionamiento, CB se parece más a un archivo contenedor como puede ser WinRar, WinZip o 7zip. Si la compresión ha sido rar entonces el archivo tendrá una extensión *.cbr (comic book rary si ha sido comprimido en zip, entonces el archivo tendrá una extensión *.cbz (comic book zip). Por último, quienes uséis distros Linux seguramente os resulte familiar los archivos *.tar. Si se ha utilizado esta última forma de compresión, el archivo resultante tendrá un sufijo *.cbt (comic book tar).

Durante un tiempo, el sector del cómic y de la novela gráfica quedaron un poco desplazados del mercado de eReaders que había disponibles. Afortunadamente, gracias al desarrollo de Eink Kaleido, será cada vez más posible encontrar eReaders que soporten color, como el Pocketbook Color, para poder disfrutar de cómics, historietas, novelas gráficas y lecturas apasionantes a total detalle de imagen.

¿TE HA GUSTADO
ESTE ARTÍCULO?

¡ADELANTE!
COMPÁRTELO EN TUS REDES

¡TÚ ERES
Evo Readers!

EVO READERS
Logo
Enable registration in settings - general