1. Qué es un eBook - EVO READERS" /> 1. Qué es un eBook - EVO READERS" />
libro digital - que es un ebook

¿QUÉ ES UN eBOOK?

No extraña que exista cierta confusión al respecto. ¿Cuántas veces llamamos «eBook» al dispositivo diseñado a propósito de leer libros digitales? En este artículo se desarrollan varias cuestiones para permitirte comprender qué es un eBook, qué es un eReader y otros diversos puntos que tienen relación directa con esta práctica, cada vez más extendida. ¡Que lo disfrutes!

1. Qué es un eBook

Definir un eBook como «libro electrónico» (del inglés, electronic book), nos limita enormemente. Si bien es cierto que existen muchos formatos de libro (incluso dentro del impreso tradicional), imagina la gran diversidad que puede existir en un entorno virtual o digital, con tantos lenguajes de programación y tantas compañías diseñando sus propios estándares. Si quieres quedarte con la definición sencilla de un eBook, basta con la anterior traducción literal de «libro electrónico», pero si prefieres no quedarte aquí, continúa leyendo.

1.1. Breve historia del libro electrónico

Según Marie Lebert (2009), el libro electrónico nació de la mano del Proyecto Gutenberg en 1971, en la visión filántropa de Michael Stern Hart que pretende, aún hoy, digitalizar libros de dominio público para que hacerlos accesibles mundialmente a través de Internet. Sin embargo, cabe la pregunta, ¿Qué criterios se siguen para definir lo que es un libro electrónico?

Algo parecido ocurre también con la definición del libro impreso: si estamos de acuerdo en afirmar que un libro (impreso) es, entre otras acepciones, una obra […] con extensión suficiente para formar volumen, que puede aparecer impresa o en otro soporte, entonces las tablillas sumerias, cuna del alfabeto a pesar de ser cuentas e inventarios administrativos (un sistema numérico sexagesimal), son también un libro. Así y según esto, una página web bien podría ser un libro electrónico (y de hecho, existen libros digitales formateados en HTML).

1.2. Aproximación lingüística

Son varias las palabras que utilizamos (en tanto que modificadores) para referirnos a los libros electrónicos. Algunas expresiones usuales, como «libro digital», «libro virtual» o «libro digitalizado», parecen concebirse en nuestra mente como sinónimas perfectas de «libro electrónico» pero ¿son lo mismo? Veámoslo un poco más detalladamente.

La palabra «virtual» estuvo muy en boga en décadas pasadas, como sinónimo de «real en apariencia», así un «libro virtual» es un libro que tiene apariencia real pero que, sin embargo, no es tal cosa. En efecto, un libro virtual no es más que líneas de código, escritas en un determinado lenguaje de programación, que dan forma a cierta información que debe ser legible (comprensible), es decir, ordenada con un propósito comunicativo concreto. Sin embargo, esta expresión parece que, al igual que con otras como «realidad virtual», ha caído en desuso por preferirse otras más adecuadas. No te asustes pero, si cabe la posibilidad de que nuestra realidad sea sólo una percepción, resulta que absolutamente todo (incluidos tú y yo) somos una suerte de código o, más drástico incluso, nada es verdad o real. De ahí precisamente que, de unos años a nuestra actualidad, se prefiera el uso de la voz «digital».

Cuando se dice «digital» en el campo de la informática y las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación), lo que se está afirmando es que esa realidad está formada, sin cabida a la exageración, por números. Al fin y al cabo, las máquinas se comunican en binario y cualquier herramienta que utilicemos los humanos, gracias a una serie de tecnologías desarrolladas a tal fin, está continuamente traduciéndose (interpretándose o compilándose) para que nuestros dispositivos (máquinas) puedan ejecutar las instrucciones necesarias. Así, entonces, un «libro digital» es un volumen formateado digitalmente (en algún lenguaje de programación, claro). No obstante, en un «libro digitalizado», la verbalización de la expresión ya nos dice, semánticamente, que hay una acción en el proceso. En este caso, transformar algo ya existente en dígitos, en información que sea interpretable por una computadora (al escanear, por ejemplo, lo convertimos en una imagen que puede ser interpretada en estos términos).

Más problemática resulta la expresión «libro electrónico» ya que, en efecto, podría existir un libro creado por piezas electrónicas (condensadores, resistencias, buses, etc.). Sin embargo, en lengua inglesa, se ha venido llamando eBook a todos los libros digitales y digitalizados, por lo que en neolatín ibérico (¡toma castaña!) hemos decidido utilizar libro electrónico para lo mismo.

1.3. eBook: documentos y formatos

Si un eBook libro electrónico es cualquier libro digital, entonces podremos encontrarnos los libros en cualquier tipo de formato (digital). Por ejemplo, según un estándar (formato) de marcado (HTML o HyperText Markup Language), en formatos enriquecidos (RTF o Rich Text Format), incluso en imagen vectorial con texto (PDF o Portable Document Format) y varios que veremos en otros artículos. Ciertamente, en el Internet de hace años, llegaron a existir incluso eZines (revistas o artículos propios, autogestionados y autoeditados) en formato TXT.

Por supuesto, a medida que comenzaron a publicarse libros en formatos digitales, resultó necesaria la creación de un estándar que permitiese incorporar unos datos adjuntos (unos metadataos) a los documentos de libros y publicaciones digitales para poder clasificarlos (probablemente, profesionales de bibliotecas o analistas). Así surgieron los formatos de libro electrónico (ePUB, Mobi, FB, etc.). Un eBook, después de todo, es un documento de texto enriquecido que, por sus propias características, no incorporaba esa metadata en sus orígenes (autor, editor, título, subtítulo, ISBN, depósito, páginas, temática, género, etc.). Por eso, al cuerpo del libro formateado se le adjuntó más código que permitiese incluir todos estos otros datos. Si quieres saber más, tienes un artículo más detallado a tu disposición aquí.

2. Qué es un eReader

Pues, si fuésemos coherentes con las palabras que utilizamos un eReader es un libro electrónico, en tanto que es un dispositivo electrónico que utilizamos como soporte para leer libros digitales. En efecto, un eReader es un lector electrónico de libros (digitales), sin mayor misterio. ¿Por qué usamos, entonces, tan indistintamente eBook? Pues debido, principalmente, a un fenómeno lingüístico muy común: la metonimia. Con «metonimia» se designa al cambio de significado que sufre un concepto cuando acaba siendo llamado de la misma forma que se denomina a otro concepto con el que está relacionado. Por ejemplo, llamar a la persona que toca la batería en un grupo el/la batería del grupo, cuando la batería es un instrumento y la persona que lo toca es percusionista. De la misma forma, acabamos llamando eBook al dispositivo que da soporte a la lectura de libros electrónicos (es decir, el eReader). De estos cambios de significado y de léxico, da cuenta la lexicología y la semántica. Hasta aquí llega con saber que ésta es la razón por la que llamamos una cosa a otra.

2.1. ¿Un eReader es una Tablet?

Rotundamente no. Aunque su diseño es muy parecido, un eReader ha sido diseñado pensando en un propósito específico concreto: dar soporte a la lectura de libros digitales. Una Tablet, en cambio, ha sido diseñada pensando en un propósito más general. Si bien es cierto que una Tablet puede dar soporte a la lectura de libros digitales, el uso de pantallas de cristal líquido (LCD) deja clara que su intención es otra: una herramienta de trabajo multitarea (ver videos, escuchar audios, leer documentos) pero brevemente. Aunque la autonomía de las baterías es cada vez mejor, la idea de una Tablet es ofrecer una pequeña computadora portable a mano para realizar alguna tarea puntual.

Un eReader, por otro lado, está pensado casi exclusivamente pare leer libros. El uso de tinta electroforética (o electrónica) es una tecnología relativamente reciente. No es tan rápida, su tasa de refresco es enormemente menor a la de una pantalla LCD, pero tiene la ventaja de no emitir luz: en efecto, puedes leer durante varias horas sin que tus ojos sufran estrés (cansancio, irritación, lagrimeo, etc.). Incluso podrás disfrutar de la lectura antes de dormir ya que, al no emitir luz, no desajustará tus niveles de melatonina. Ciertamente, la tinta electroforética ha conseguido parecerse casi totalmente al papel impreso.

2.1. ¿Qué formatos soporta un eReader?

Tantos como haya sido concebido en la mente del fabricante: algunos eReaders son más versátiles y otros mucho más restrictivos. La cantidad de formatos que soporte el dispositivo, depende fundamentalmente de dos aspectos: (1) si su sistema operativo es cerrado, es decir, no posibilita la adición o instalación de software de terceras partes (como Android, por ejemplo), la cantidad de formatos que soporte se verá limitada o restringida de acuerdo a los designios del fabricante; (2) aún disponiendo de software que ofrezca soporte a toda la gran variedad de formatos existentes, si no se dispone del hardware necesario será imposible disfrutar del archivo (por ejemplo, para audiobooks en mp3, es requisito tanto una aplicación capaz de ejecutar mp3 como hardware de audio para conectar nuestros auriculares, por cable o bluetooth).

2.2. ¿Cuál es el mejor formato para leer en eReaders?

Cualquiera de libro electrónico (ePUB, KWZ, FB, Mobi…). Recuerda que un eBook debe leer eBooks. Estos formatos permiten disfrutar de la lectura al máximo (personalizar el flujo y cuadro de texto, optimizar y configurar el tamaño y tipo de las fuentes, etc.). Los PDF (al igual que DjVU y TIFF) son documentos de imagen (muy buenos para escanear e imprimir, pero no para leer en un eReader). Aunque determinados dispositivos han implementado, gracias a la evolución de estos formatos, la toma de notas, zoom y subrayados en documentos portables de imagen vectorial (como los anteriormente citados). Ahora bien, PDF, DjVU y TIFF no son eBooks.

Por otra parte, ten en cuenta que para leer novelas gráficas, historietas o cómics, el equivalente del eBook es el formato CBR o CBZ. Estos archivos son contenedores de imágenes (PNG, JPG, etc.) que permiten la adición de los metadatos anteriormente citados y, además, permiten disfrutar del libro página a página. En lo que respecta a los audiobooks o audiolibros,  no es raro encontrarlos en mp3 (y suponen un buen ratio de compresión sin pérdida de calidad), pero el equivalente del eBook en formato audio es el m4b. Por supuesto, en estos últimos casos, ten en cuenta que los documentos de imagen y audio pesan mucho más que los de texto, por lo que necesitarás buena capacidad de almacenamiento para guardar tu colección.

3. eReaders vs. Otros Dispositivos

Un eReader es un dispositivo diseñado, específica y casi exclusivamente, para disfrutar de la lectura durante horas. Al igual que un smartwatch y otros dispositivos no pensados como multitarea, se complementa con aquellos otros dispositivos de propósito más general. Los dispositivos multitarea pretenden satisfacer necesidades de forma general, mientras que los dispositivos de propósito específico se diseñan pensando únicamente en solucionar una serie de necesidades relacionadas con un problema concreto.

Los ordenadores personales (PC), por ejemplo, son los dispositivos multitarea más generales, pero tienen un problema: su portabilidad. Debido a esto, se investigó el desarrollo de ordenadores portátiles (laptops), que no fueron comercializados hasta que se profundizó en la tecnología LCD (¿te imaginas un portátil con pantalla de tubo de rayos?). Aún siendo computadoras multitarea de propósito general, su uso está ya diseñado para ser utilizado durante breve tiempo, es decir, lo que dure la batería (incluso con las últimas tecnologías de batería de iones y polímero de litio, hay que tener cuidado al respecto). Para usos más breves y de menor consumo (menor necesidad de potencia), se diseñaron las Tablets. Claro que, en cualquiera de estos dispositivos, leer es posible pero los ojos pueden sufrir mucho, por eso se aprovechó el desarrollo de la tecnología de tinta electroforética para desarrollar eReaders, dispositivos específicos para leer. Aunque, también es cierto, el uso de estos dispositivos, a su vez, financia la investigación en tintas electroforéticas. 

¿TE HA GUSTADO
ESTE ARTÍCULO?

¡ADELANTE!
COMPÁRTELO EN TUS REDES

¡TÚ ERES
Evo Readers!

EVO READERS
Logo
Enable registration in settings - general